Kori Qente

Kori Qente es músico, docente hospitalario y domiciliario, musicoterapeuta y terapeuta del sonido.
Une todas esas profesiones en una entrega permanente a la investigación relacionada con un mejor vivir.
El año pasado presentó su disco A los Apus, que primero fue distribuido a las plataformas digitales como Spotify, y luego editado físicamente con el apoyo de INAMU.
A la vez que compone sus canciones e interpreta otras del cancionero popular andino, se dedica fuertemente a las terapias sonoras.

El trabajo de Kori Qente se enmarca en una concepción biopsicosocial de la salud, en la que se entiende a las personas como seres atravesados por múltiples dimensiones que exceden lo biológico tomando en cuenta lo psicológico, emocional, social e incluso espiritual.
Con esta perspectiva, enfoca su trabajo en el cuidado de la salud desde la música, la terapia y la educación, buscando potenciar los aspectos sanos de la persona y entendiendo que éstos trascienden los “límites” del cuerpo, trabajando especialmente en lograr su equilibrio y armonía.
Además suma a estas terapias el uso de los cuencos tibetanos.
Son vasijas elaboradas mediante cuidadosas técnicas con aleación de 7 metales. Su fin es el uso como instrumentos para la salud integral y la meditación. Existen diferentes tamaños y de ello depende el tono en el que el instrumento resuena. Su sonido es agradable y produce un verdadero “baño” sonoro.
Al llenarlos con agua y hacerlos sonar, la vibración provoca ondas de diversa magnitud sobre superficie del agua, creando hermosos dibujos y bellos sonidos.
Su origen se remonta a más de 3 mil años de antigüedad, en Asia.

¡Recomiendo una sesión de cuencos tibetanos con Kori Qente! www.koriqente.com.ar

¿Cómo llegaste de ser un músico a dedicarte a la musicoterapia? Que te impulsó a eso?
En mi tarea  también como docente de música de la modalidad hospitalaria y domiciliaria, sentí el desafío de buscar más herramientas para poder brindar a los estudiantes en situación de enfermedad y de esa manera me capacité en la Musicoterapia. La relación que los niños y jóvenes entablan con la música, en donde funciono como un mediador, un puente para ese vínculo, me parece increíble. En más de 12 años de esta experiencia de música-cultura-musicoterapia-salud, he acompañado a muchos niños y sus familias desde el lugar de docente y musicoterapeuta.

El año pasado editaste un disco con tus canciones. ¿Cómo fue el proceso de elegir las canciones que están en el disco?
Bueno, fue un proceso hermoso de seleccionar las canciones en torno de un tema principal, que es un homenaje y una celebración a la música. En ese momento trabajamos en todos los pasos del proceso de editar un disco y en un ida y vuelta entre lo artístico y la gestión, donde pude ver la importancia de hacerme cargo de mi posición como gestor de mi propia obra musical: Un plan de trabajo, planificación de las acciones a seguir, registro de los temas, y la selección de los temas con una línea basada en experiencias de hacer música andina, y con la particularidad de que sean temas propios fue una experiencia de estudio de grabación que me entusiasmó y me dio mucha alegría al poder concretar. Es eso, un ida y vuelta entre lo artístico y la gestión y entender el valor de cada cosa.

Las temáticas y la música de tus canciones están relacionadas con el mundo andino. ¿Tiene relación esa decisión con la musicoterapia o las terapias sonoras?
Las composiciones tienen que ver con algunas experiencias desde la estructura de lo andino, pero sobre todo desde la Cosmovisión Andina e indígena que investigo y vivencio.
Es el resultado de viajes y experiencias de la música como medicina. Del uso Ancestral del Sonido, de la conexión con los elementos de la naturaleza y los espíritus de los Apus ( los Abuelos Sabios) como las Montañas, el Fuego, el Viento, el Agua y la Madre Tierra. Los saberes guardados en cada uno de ellos y lo que nos dicen, nos hablan. De esa manera pude llegar a entender que cada instrumento tienen su sonido particular y representa esa Cosmovisión y la música quedase de esa conexión es sanadora.

Para escuchar a Kori Qente:


Seguilo en Facebook @Koriqente